logo-artistes-v-2

Alba Albet

Fotografía intimista

Nacida en Barcelona en 1990, Alba Albet es lingüista, profesora de catalán y literatura y apasionada de la fotografía analógica. Paralelamente a sus estudios universitarios, se ha formado realizando cursos de fotografía a lo largo de los años. Un punto de inflexión en su vida fue su inmersión en la historia de la fotografía, lo que la llevó a interesarse cada vez más por los orígenes de esta disciplina y por técnicas antiguas y experimentales como la cianotipia, la fotografía estenopeica y la solarigrafía.

Su obra está influenciada por la literatura que la inspira, especialmente la poesía de Joan Vinyoli. Le interesa la reflexión sobre el paso del tiempo, el recuerdo y el cambio, contemplando a menudo su entorno con un velo de nostalgia que también se refleja en su fotografía. Es por eso que la técnica con la que más se identifica es con la fotografía analógica. 

En su proyecto El ressò del silenci explora el eco que dejan la vida y las cosas en los espacios cuando ya han sucedido. Aquello que fue pero que aún persiste, latente, desde un pasado inmediato o remoto. Con una perspectiva poética y nostálgica hacia el pasado, estas fotografías invitan a reflexionar sobre la naturaleza transitoria de todo lo que sucede pero que perdura a lo largo del tiempo, ya sea en un lugar o en la memoria. Cada imagen se convierte en una invitación a contemplar la intimidad de los espacios no solo desde un punto de vista físico, sino también desde el impulso interno que lleva a la artista a fotografiarlos, el sentimiento poético que le evoca un lugar, un objeto, una luz. 

Teniendo en cuenta que cada fotografía «resuena» de manera diferente en cada espectador, se enfatiza la subjetividad de las experiencias individuales y su influencia en la percepción del mundo. Así, se pone de manifiesto la diversidad de perspectivas e interpretaciones que cada persona puede tener frente a una misma imagen, y cómo esta interpretación puede cambiar con el paso del tiempo y la experiencia personal. Esta interacción entre el tiempo, la memoria y el observador es lo que confiere a las fotografías una profundidad y un poder evocador que trasciende las fronteras del momento capturado, conectando con nuestra propia existencia y la forma en que experimentamos el mundo.

3ª edición